Empavesar: colocar sobre el hombre todas las banderas.

Hay árboles de hoja perenne y otros de hoja caduca.

También hay esclavos de obsolescencia programada y otros con los que se puede contar siempre. No hasta dos o hasta diez, sino contar, como decia Benedetti.

Gracias a todos por igual por vuestra valentía y por la confianza en mi mano guia.

Muchos habeis sido musos sin apenas sospecharlo, de mis letras y de alguna caricia clandestina que jamás confesaré.

Mil besos para todos. Con cada uno de vosotros yo también he aprendido , el pasito hacía adelante ha sido mutuo.

Gracias por las risas, los besos, la obediencia, la entrega. Por la fuerza que esconde la vulnerabilidad. Por las ganas de sentir y experimentar.

Hoy mis letras dejan la perversión a un lado y lo hacen para enviaros este agradecimiento pasado por sol y nubes de julio.

Esto no es una despedida, sigo por aquí planeando juegos maquiavelicos nuevos y escribiendo, sobre todo cuando llegas tú como si nada, despiertas mi deseo como si todo, coges tu barco y te vas a luchar con Poseidon o con quien se tercie.

O cuando te veo a ti, cargado de libros, filósofos e ideas tan delirantes como excitantes. Me propones un viaje al fin del mumdo y yo voy y te digo sí.

Os beso.

Os siento.

L.S.

«A menudo encontramos nuestro destino por los caminos que tomamos para evitarlo».

6 comentarios en “Empavesar: colocar sobre el hombre todas las banderas.

  1. Samuel dijo:

    Querida Lara,

    Preciosas palabras. Dices que no es una despedida y me alegra que sea así. Es ilusionante, incluso necesario, poder seguir soñando con que un día quizás surja una nueva oportunidad de estar a tus pies.

    Nos das las gracias, pero somos nosotros, los afortunados que hemos podido disfrutar de tu arte en alguna ocasión, los que debemos estarte agradecidos.

    En mi caso sólo pudo ser una vez, pero los recuerdos de lo vivido aquel día contigo vuelven a mí con frecuencia. Ya te lo conté en otra ocasión. Fue un caluroso día de primavera en Madrid. El trabajo se complicó y llegué tarde y nervioso ante ti. Sin embargo, el tiempo que me dedicaste, fue como un bálsamo; el refugio contra la dura jornada. Citando a Miller, «aquel día por la tarde, con su venenoso hálito de primavera en el aire, todo volvió a palpitar».

    Eres un rara avis. Un diamante que brilla con luz propia. Espero poder seguir disfrutando de tus palabras en este blog.

    ¡Gracias Lara!

    Le gusta a 1 persona

  2. iñaki dijo:

    Algún día descubriremos, o no, que eres la ganadora del premio Planeta. Escribes demasiado bien como para que o seas escritora, pero escritora de las buenas. Y además perversa. Combinación insuperable.

    Le gusta a 1 persona

  3. Fernando dijo:

    Lamentablemente la vida no me ha dejado compartir contigo momentos en este último tiempo, has sigo terapia, conversaciones, oasis, ….. Sigo enganchado a tus lecturas y sigues siendo parte de mis fantasías . Gracias y disfruta de este nuevo tiempo. Te sigo leyendo …..

    Le gusta a 1 persona

  4. Álvaro dijo:

    Gracias a ti, por guiarme en este camino.
    Gracias por ayudarme a descubrir mi lado sumiso
    Gracias por ayudarme a superar mis límites
    Gracias por sacar mi lado más femenino
    Gracias por hacerme más resistente
    Simplemente, Lara, gracias por existir.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.