Empavesar: colocar sobre el hombre todas las banderas.

Hay árboles de hoja perenne y otros de hoja caduca.

También hay esclavos de obsolescencia programada y otros con los que se puede contar siempre. No hasta dos o hasta diez, sino contar, como decia Benedetti.

Gracias a todos por igual por vuestra valentía y por la confianza en mi mano guia.

Muchos habeis sido musos sin apenas sospecharlo, de mis letras y de alguna caricia clandestina que jamás confesaré.

Mil besos para todos. Con cada uno de vosotros yo también he aprendido , el pasito hacía adelante ha sido mutuo.

Gracias por las risas, los besos, la obediencia, la entrega. Por la fuerza que esconde la vulnerabilidad. Por las ganas de sentir y experimentar.

Hoy mis letras dejan la perversión a un lado y lo hacen para enviaros este agradecimiento pasado por sol y nubes de julio.

Esto no es una despedida, sigo por aquí planeando juegos maquiavelicos nuevos y escribiendo, sobre todo cuando llegas tú como si nada, despiertas mi deseo como si todo, coges tu barco y te vas a luchar con Poseidon o con quien se tercie.

O cuando te veo a ti, cargado de libros, filósofos e ideas tan delirantes como excitantes. Me propones un viaje al fin del mumdo y yo voy y te digo sí.

Os beso.

Os siento.

L.S.

«A menudo encontramos nuestro destino por los caminos que tomamos para evitarlo».

Entiende tu alma y entenderás tu cuerpo. (V)

«Mira y despuebla,

contempla y aniquila,

no es tanto su poder

como el desvalimiento ajeno».

(C. Peri Rossi.)

…Quise pintar el guión. Escribir la escena. Coreografiar este momento único e irrepetible para él. Y es que hay vivencias que se suceden en el tiempo, hay otras que tal vez no, lo que está claro es que solo hay una primera vez y esta, siempre se queda grabada en la piel. Yo deseaba que un primer encuentro así, se perpetuara en su memoria por los siglos de los siglos.

Me acerqué al oido de mi nuevo sumiso, y según le besaba el cuello le susurré:

-Quiero más. Un paso más-

Tragó saliva. Suspiró. Juraría que entró en trance por unos instantes. Después alcanzó a balbucear:

-Como ordenes-

Pues claro, no esperaba menos de él.

Rose sabía muy bien lo que debía hacer, al fin y al cabo, llevaba años adiestrándola. Adiestrándole.

Imaginaba que este gran paso sería algo duro al principio, pero gracias a la sensualidad de Rose todos navegaríamos en este mar de placeres de la mejor manera. Lo que no sabía es que la sorprendida iba a ser yo. Me senté en mi trono de color violeta, maquillé mis labios y me dispuse a deleitarme observándoles.

Rose dirigió su mano hacia la gran boca de labios gruesos y el novato comenzó a lamer los dedos de uñas rosas. Uno a uno. Lento para pasar a engullirlos instantes después, dos, tres, los cinco a la vez. Esa misma mano que chorreaba borbotones de saliva se dirigió a la entrepierna del novato. Rose palpó su dureza, y cuando la dio por buena dirigió al reo contra la pared. Se situó detrás de él, separó sus piernas con un firme y suave movimiento y demoró caricias en sus prietas nalgas.

Rose se agachó. No pudo evitar hacer algo que yo sabía le excitaba sobremanera. Mordió sus glúteos. Los amasó. Los estrujó. Los besó. Dos cachetadas y volvió a ponerse en pie.

Rose comenzó por besar su espalda, subió lentamente hacia su cuello, se enredó en la nuca, en la comisura de sus labios. Le agarró del cuello fuerte y en un rápido movimiento el novato se volteó.

Exudaba excitación. Nervios y ganas. Hambre, y un qué sé yo que le hacía no dejar de moverse. Agarró del pelo a Rose y aterrizó sus labios contra los suyos. Sus lenguas se perdieron en mitad de una marea de suspiros y susurros.

Se respiraron. 

Se apretaron.

Se estrujaron. 

Se retorcieron. 

Se intuyeron. 

Se chuparon.

Los dedos de Rose comenzaron a buscar las cavidades más profundas del novato. Preludios de algo mejor…

Se dejaban hacer.

Se acariciaban. Se deseaban. Se anticipaban. Se fascinaban.

Los dedos húmedos buscaban cobijo y asilo por unos instantes.

Gemidos.

-Fóllame- suplicaba en voz baja el novato.

Rose no necesitó escucharlo dos veces.

Volvió a separar sus piernas. Nuevas cachetadas, una mano en el cuello de su amante y la otra en su miembro que se abría paso con firmeza.

Y entonces…

Se inflamaron, se acometieron, se enlazaron, se perforaron. Se atornillaron.

Se desgarraban…

Deleite para mis sentidos.

El novato estaba preparado para todo.

Copyright©L.S.22

Somos aquello en lo que creemos, aún sin darnos cuenta.(II)

Y llegaron.

Y lo tuve frente a mí.

Esposado.

Con los ojos vendados. Elegante. Nervioso. Excitado.

Con mil interrogantes entre sus labios, los mismos que aún arrastraban la saliva de mis sumisas.

Le quité la privación visual.

-Bienvenido a mi haren- le dije.

Iba ataviada con un traje corto de látex. Verde oscuro, botines verdes y unos pequeños guantes negros de piel. El pelo suelto, los labios rojos en un tono «por fin has llegado». No me puse lencería, el látex es mejor sentirlo muy pegadito a la piel.

Mis chicas, bajo mi mandato le ofrecieron un té y unos deliciosos dulces traídos de muy lejos.

A partir de hoy formarás parte de mi séquito de esclavos. Has sido elegido muy escrupulosamente- le informe mientras observaba su reacción.

Tu única misión a partir de hoy será satisfacerme. Te educaré, haré de ti un fiel sirviente. No competirás con el resto de los esclavos, juntos cooperareis para que mis días estén cargados de placeres y comodidad.

Me acerqué traspasando la frontera de su timidez. Mordí sus labios. Palpé su excitación. Bajé la cremallera del elegante pantalón y le regalé mi primera lección:

-Desde ya, está prohibido llevar ropa interior-

-Desnúdate y dirígete después a las duchas que hay en la última sala-

Sus ojos desbordados callaban en gritos sordos. Sus manos tan firmes como fuertes se deshicieron de la ropa con calma fingida. Me obedeció sin preguntas.

Perfecto- pensé.

He elegido bien. No suelo equivocarme.

Bonito cuerpo bronceado- le dije.

Date la vuelta lentamente.

Se giró. Sabía que ganaba sin atavíos materiales.

Es ideal para mi harem, necesitaba sangre nueva. Con él son ya 11. Un número perfecto. Cada uno de una nacionalidad diferente, con un físico distinto y unas cualidades especiales que les hace únicos.

Tiraré de él con una correa invisible. Fría y cruel cuando haga falta, sensual e instintiva siempre. Su cuerpo vivirá bajo las puntas de mi látigo. En las aristas de mis tacones. Mi placer se alineará con su dolor. Le llevaré al limite de sus fuerzas, al extremo de su masoquismo para después inundarle con mi lluvia.

(continuará)

«Mi amor es sólo amor.

Sin mezclas raras,

amor al cien por cien.

Sin pedir nada.

Amor de esclavo fiel que solo sueña en alcanzar la gloria de ser tu perro

y vivir a tus pies, para adorarlos.»

(J. Peiró)

Copyright©L.S.22

What best serves you, serves the world.

Deseaba hacer ese viaje, casi tanto como sentir los rayos del sol abrazando su pálida piel cada mañana desde la terraza.

Pero jugaba a demorarse. Semanas, meses y cuando ya lo tenía medio olvidado por otras urgencias que no prioridades surgió la oportunidad.

Una oferta. El momento perfecto. El destino ansiado y el guía ideal.

Y ahí estaba ella en el aeropuerto vestida con su vestido negro ajustado, sus botas altas y lencería de estreno. Nuevo sueño, nuevo tanga, solía repetirse a sí misma. El corazón muriendo por llegar y aún no había ni embarcado.

Horas.

Muchas.

Aterrizada. Ilusionada.

El guia llegó puntual. La esperaba y no hizo falta preguntar, ella supo que era él. Apenas unas palabras, sonrisas y dispuesta para la aventura que comenzaría en el siguiente amanecer.

Una ruta por aquellas montañas tan inmensas. Jamás había visto un conglomerado de aves tan diferentes en tan breve espacio de tiempo. Jamás tanto colorido de flores y frutas, allí, dispuestos para sus ojos.

Iba enfundada en unos legins, una camiseta blanca pegada a sus curvas y una coleta poniendo orden en su desbaratada cabellera rubia. La sonrisa junto al carmín rojo, unas deportivas blancas y ya estaba lista para todo.

Apenas iban 2 personas más junto a ella y el guía. El sol alumbraba uno de los amaneceres más bellos que sus azules ojos habían podido ver. Todo era color y olor en aquel paraje natural tan exótico como erótico. Y es que la belleza es así, te envuelve en un halo de misterio, dando paso a un fuerte embrujo hipnotizante con tintes de seducción y ese dejarse fluir y ya veremos después.

Observadora ella, expresivo él. Como en el aeropuerto, no hizo falta muchas más palabras para captarse mutuamente.

Caminaron varias horas, en un momento dado el cansancio hizo mella en los pies de los aventureros, ella se sentó en una roca. El guía la observaba. Ella le hizo un gesto firme y dulce. Tan firme como un «ven aquí y arrodíllate», tan dulce como «retira mis deportivas y masajea mis doloridos pies».

Sorprendido y entregado no tardó ni medio segundo en ejecutar su orden gestual. Acarició los dedos de sus pies de uñas rojas como queriendo retirar cualquier molestia a golpe de suavidad y devoción.

Suficiente-dijo ella complacida. Let’s go!

Siguieron atravesando ríos, sobrevolando piedras resbaladizas, dejándose sorprender por las gamas de diferentes verdes, por los sonidos de los colibríes, tucanes, carpinteros. El timbre de aquella musicalidad iba envolviendo los sentidos de los caminantes, extasiados y agotados al mismo tiempo.

En un momento dado ella resbaló al querer sortear una escurridiza piedra y el guía no llegó a tiempo para agarrarla. Se disculpó. Ella quiso hacerle ver lo importante que para ella era el sentirse segura en una aventura así.

Cuando el resto de los caminantes estaban un poco aislados, ella sacó algo de su escueta mochila. Él la miraba expectante. Sacó un collar de acero y en un sutil gesto se lo colocó en el cuello del atractivo guía. Del collar colgaba una correa metálica.

A partir de ahora yo te guiaré y no al revés- a pesar de la sonrisa que dibujaron sus labios, su voz sonaba sobria y firme.

Ella iba delante y él la seguía unos pasos atrás a merced de la correa que se esforzaba por hacerle perder por momentos la orientación.

La visión le gustó a pesar de todo, podía contemplar sus bellas nalgas de legins negros moverse a un ritmo embriagador. Frenó. El tiempo se detuvo.

Incertidumbre. No sabia que vendría ahora. Un guía desorientado, que graciosa contradicción para alguien que presumía de tener normalmente todo bajo control.

Un guía con los sentidos a flor de piel. El aire olía a morbo y a obediencia. A sumisión. A entrega.

Ella le invitó a acercarse a un cedro de gran altura. Lo hizo sin plantearse más opciones. Ella saco de la mochila unas cuerdas.

La miró sorprendido.

Sorprendido y entregado.

Es por tu bien- dijo ella en un tono seductor y convincente. Has de saber lo importante que es para mí como te dije antes la seguridad. Quiero que reflexiones sobre ello mientras me ausento.

Y allí le dejó, atado al árbol, con los ojos vendados y el sonido de varias aves revoloteando en su extasiada cabeza.

Vuelve pronto- susurró él sin que ella, lejos ya, pudiera escucharle.

El tiempo pasó.

Un tiempo indefinido y caprichoso.

Ella regresó. Segura. Perversa. Firme.

Volvió a sacar algo de la mochila blanca. Un vibrador de gran potencia pese a su reducido tamaño.

Disfruta el sufrimiento-le susurró al oido dulcemente.

Bajó el pantalón deportivo del guía, su ropa interior y sin retirarle el antifaz comenzó a acariciar su erecto miembro con el artilugio.

Abrió la boca sorprendido. Se le escapó un gemido de precoz placer. Ella iba regalando y retirando el aparato a su antojo en una suerte de vaivenes placenteros o todo lo contrario. Le hablaba al oido para prolongar más aún la angustia de no poder tocarla, verla.

Le gustaba alargar la tortura, llegar al limite de lo soportable y parar. Cuando él pensaba que podría terminar y derretirse allí mismo, el universo se paraba y con él su esperanza. Ella entonces volvía al ataque y así en innumerables ocasiones.

¿Vas a adelantarte a mis tropiezos a partir de ahora?- le preguntaba mientras mordía los pezones de él.

Por supuesto- contestó él con total convicción.

El placer se acercaba. La tortura continuaba y él solo deseaba observarla. Ella se adelantó y le devolvió la visión y ahí estaba ella en ropa interior. De color negro. Sujetador de encaje y un bonito tanga brasileño que favorecía sus contorneados glúteos.

La visión enmudeció los sentidos del guía. Descalza y medio desnuda no perdía ni un ápice de perversidad.

De severidad.

Ella aceleró la velocidad del juguete. Los ojos de él se perdieron en algún punto inconcreto del cuerpo de ella. El viento comenzó a soplar fuerte, ella retiro su coleta como para atraparlo con su cabello dorado. El sol abrasaba el acalorado cuerpo del guía maní atado. Los sonidos comenzaron a mezclarse en sus sientes, el agua del rio, el viento y su fuerza, los susurros de ella, las aves, los arboles y sus ramas bailando al ritmo de su respiración.

Solo por hoy-le dijo ella mientras mordía con fuerza su cuello.

Aceleró al máximo el vibrador. El guía hizo un gesto de «por favor no puedo más».

Ella supo que era el momento ideal.

Ahora sí. Córrete para mí- le ordenó.

Copyright©L.S.22

Un sueño muy lúcido.

Ella quiso regalarle algo muy especial por su cumpleaños. 38 años no se cumplían todos los días.

Aprovechó su ultimo viaje a U.K. para hacerse con deliciosas maldades que tal vez compartiría con él cuando llegase el momento adecuado, si llegaba. Pero esto sí, estas gafas de realidad especial eran exclusivas para él.

¿En qué consistían? El dueño de las mismas, previo registro de datos y huellas dactilares, podría programar sus sueños y una vez conseguido convertirlos en lúcidos, o sea sería consciente de que estaba soñando, estaría viviendo una realidad diferente cargada de las más deliciosas fantasías, fetiches y perversiones variadas. Podría hacer y deshacer a su antojo. Lo mejor, al despertar recordaría todo lo vivido en el sueño.

¿Por qué pensó que le gustaría este detalle a su chico? Porque él era fanático de estos temas, hace poco había realizado unos cursos sobre viajes astrales y casi a diario intentaba hacer prácticas nocturnas para conseguir auto explorarse y explorar de modos diferentes.

Llegó el día. Ella tenía guardia esa noche, por lo que no vería como comenzaba a usar las gafas.

Le besó, le deseó buen viaje astral y con todas las sonrisas del mundo en su rostro, cerró la puerta.

Él no tardó en adentrarse en el mundo nocturno con su inquietante regalo . Se acostó casi desnudo, un bóxer y poco más. Las 2 fundas nórdicas que cubrían la cama calentarían su cuerpo en este pre invierno madrileño.

Cuando ella llegó sobre las 7 de la mañana, él aún dormía.

Marta estaba agotada pero pudo más su curiosidad. Lo que no le había comentado a él, era la otra característica de este juguete, una segunda persona sin consentimiento de la primera podría ver e incluso participar en el último sueño del susodicho soñante.

Voyeaur que es una-pensó. Y sin más se desnudó. Apenas se dejó un tanga de encaje gris. La melena rubia calló sobre los almohadones negros y las sábanas que olían al perfume de él, la atraparon. El resto fue rendición. Se dejó sumergir en las profundidades de lo posible.

…Se encontraba en la calle, frente a un sex shop bastante sofisticado a juzgar por el escaparate. Pareciera que estuviese especializado en muñecos y muñecas de silicona, o en partes anatómicas con una reproducción de lo más exacta a la realidad.

Nada más entrar vio una suerte de medios cuerpos femeninos de silicona de lo más explícitos que parecían dispuestos para su uso sin previo aviso. Situados como en linea, en varios colores, tamaños y formas. A la izquierda varios miembros masculinos de silicona también de lo más variado por tamaño, grosor, color, posición.

La tienda estaba vacía, la luz era tenue y de fondo adivinó una sutil melodía de Billy Joel.

Se adentró a otro espacio separado por una especie de cortina casi transparente.

Lo que vio le pareció entre erótico, decadente y alternativo.

A la derecha cuerpos reales sustituían a los de silicona de hacía un momento. Varias mujeres desnudas, situadas en diferentes posiciones y listas para ser disfrutadas. La primera que observó estaba a cuatro patas desnuda, con zapatos de gran tacón negros y el cabello rojo y largo cubriendo casi toda la espalda. La siguiente, se encontraba de rodillas con las manos detrás de la espalda, llevaba botas altas y negras de infinito tacón y la boca de labios rojos abierta como esperando algo o a alguien. La tercera estaba tumbada hacia arriba con las manos y pies sujetos por unas esposas metálicas. Y así hasta unas 10.

Increíble-pensó. Todas estaban con la mejor de sus sonrisas, maquilladas con delicadeza y en su mirada un: -Ven y disfrútame.

Ella quiso jugar de verdad. A la izquierda de la sala vio que había espacio suficiente para poner una hilera de hombres reales, también desnudos y dispuestos a satisfacer el apetito de cualquier mujer u hombre que se acercara por el local. Así que, aprovechando que en eso consistía este regalo compartido, lo deseó y en menos de 2 segundos ahí estaban. 10 hombres de diferentes edades y características, desnudos, expuestos, que sin hablar gritaban con su cuerpo: -Ven, úsame a tu antojo.-

Comenzó a excitarse. No sabia si por la hilera de la derecha o por la de la izquierda. Deseó ver al dueño de la tienda.

Ya mismo.

Y ahí estaba su pareja.

¿Sorprendida?- le preguntó.

Ardiendo- le contestó ella.

-Necesito tomarte ya. Necesito sentirte dentro, no puedo aguantar más.- apenas alcanzaba a pronunciar estas palabras mientras le acariciaba las ganas con ardor de años de espera.

Mario se abalanzó sobre su cuerpo casi desnudo, le arrebató el mismo tanga gris con el que se había ido a la cama y la tumbó en el suelo. Los maniquís humanos parecieron excitarse ante tal imagen, inmóviles e inertes en sus posiciones iniciales respiraban agitados, algunos gemían. Ella abrió sus piernas dejando sus pies de uñas rojas sobre la espalda de su chico para que no se le escapara. Ansiaba tenerle dentro galopando, buscándola, encontrándola, perdiéndola de nuevo y volviendo a su inmensidad.

-¿A quien tengo en verdad entre mis muslos?- sintió ella mientras se aferraba a sus embestidas.

Él empujaba fuerte sin miedo a romperla, ella gritó mientras sujetaba su cabello rizado.

No pares- le pidió ella, mientras observó por un momento a esos 20 maniquíes sudando placer por cada poro de sus estáticos cuerpos.

-Vamos, lléname-le suplicó Marta, tiritando de puro éxtasis.

Y derramó sus ganas y su fuerza dentro de ella en un grito que se mezcló con el timbre de la inoportuna puerta.

El horario comercial empezaba y él debía atender a sus clientes.

Ella quedó en el suelo, agitada, conmovida mientras Mario, con la ropa aún a medio poner se disponía a abrir la puerta.

Hola Marta! ¿Qué haces por aquí?-

Era ella, su chica totalmente vestida y perfumada. ¿La misma que había dejado en el suelo hace unos segundos?

«Las novedades ocurren en las intersecciones»

Copyright©L.S.2021

Un noviembre para cambiar de luna.

Hoy amaneció con rumor de dioses en el ambiente y con ganas de poseer el don de la ubicuidad.

Invoqué a Chronos y allí estaba él. Lo recibí con la mejor de mis sonrisas.

Deseo concedido.

En noviembre regreso a Madrid.

Tuve que montármelo con él sobre la alfombra, claro. No fue agradecimiento, me pudo la curiosidad.

Después, más vuelos en su moto, a través del tiempo y los continentes.

Privilegios de dioses.…

Copyright@L.S.21

Siempre acabamos llegando a donde nos esperan.

Añoraba los paseos por aquellas largas avenidas  repletas de edificios de oficinas y de parques inabarcables. Deseaba volver a casa, a ese olor afrodisiaco que le regalaba la ciudad en pre otoño. Al asfalto, al rugir de las motos bajo sus tacones.

Cogió aire, cerró los ojos y allí estaba, en uno de sus rincones preferidos.

Quiso andar, llenarse de las sensaciones que la ciudad le iba regalando a modo de tórrido recibimiento.

Casi había olvidado como era subir en el metro , se olvidó del coche y tomó el metro ligero que estaba más cerca.

Subió al vagón. Sonrió. Vio alguna cara conocida. 

Se acomodó.

Cruzó sus piernas de vaqueros cortos y sandalias planas y se dispuso a escuchar su iPod. 

Le vio entrar. Le reconoció enseguida. Su memoria fotográfica era inmejorable.

Desde hacia meses él la seguía en instagram, su perfil era elegante con bonitas fotos de viajes y deportes que solía practicar.

Él últimamente se había armado de valor y en un acto de auto inmolación se atrevió a escribirla, no solo eso, si no que fue confesándola alguna, de sus de momento, imposibles fantasías eróticas. 

¿Fantasías?

Si solo fueran fantasías, podría dormir tranquilo por las noches, llamarían a su puerta de vez en cuando, aguardarían pacientemente su turno y cuando se sintiesen derrotadas se marcharían, sin más. Esto era algo más. Eran necesidades, era su esencia pidiendo a gritos salir, cobrar vida, ver mundo.

Él la escribía mensajes en su instagram, ella le contestó en pocas ocasiones aunque siempre le leía.

-Deseo ser tuyo.-

-Úsame.-

-Utilízame.-

-Humíllame.-

-Hazme saber a quien pertenezco.-

-Mándame.-

-Deseo lamerte. Entera. Llenarme de tu olor.-

-Imagino tus pies desnudos en mi boca. –

-Me muero por beberte.

Cositas así y otras mucho más detalladas.

Ella sonreía cada vez que las leía.

Sabia que eran casi vecinos por alguna de las imágenes que él había colgado. Normal que en algún momento, en algún centímetro cuadrado del universo acabaran coincidiendo, por necesidades o no, de un destino caprichoso, ávido de morbo y juego.

Yo juego . 

Tú juegas. Jugamos los dos.

Sigilosa, se puso sus gafas negras, se retocó el carmín rojo de los labios y se dirigió a su encuentro sin que él se diera apenas cuenta de la brisa que acompañaban sus pasos.

El estaba de pié haciendo que leía un periódico. En un lento y armonioso movimiento se  situó detrás.

-Arrodíllate frente a mi ahora mismo y besa los dedos de mis pies.-

Él se dio la vuelta.

Sorprendido. Inquieto. Excitado. Titubeó.

-Es una orden- reforzó ella en tono dulce y directo.

Lo hizo.

A ella le gustó. 

Le acarició el cabello como señal de aprobación.

Sin vergüenza, sin temor, sin pereza. Con devoción. Con obediencia. Tal y como a ella le gustaba.

Su cálida lengua repleta de interrogantes y erecciones comenzó a recorrer sus dedos de uñas rojas y sandalias aún veraniegas.

Instantes indefinidos y confusos después, ella le contuvo con otro gesto en su cabello y él supo que debía parar.

Elevó con sus manos el rostro de él y le preguntó:

-¿Verdad que deseas obedecerme?-

Asintió sin atreverse apenas a mirarla a los ojos, que para aquel entonces ya no se ocultaban tras las gafas de sol.

Ella no le preguntó, no hizo falta. Estaba segura de que él sabia. No fueron necesarias las presentaciones. Ni oportunas.

Ella humedeció alguno de los dedos de su mano derecha, de también alargadas uñas rojas, los untó del delicioso néctar de su saliva y se los ofreció a él. 

Arrodillado aún, los acogió con ansia y hambre atrasada.

Uno a uno los fue introduciendo en su boca de gruesos labios.

Primero uno, luego otro, después dos a la vez, tres…así hasta abarcar su boca entera.

-Buen chico- le susurraba ella a intervalos inconcretos.

Cuando se sintió casi saciada paró, se dirigió hacía su rostro y le besó. Se volvió a elevar y le ordenó que abriera su boca.

Ella le quiso ofrecer su último regalo antes de bajarse del vagón.

Gota a gota fueron cayendo alientos de una dulce saliva que él supo atrapar y saborear. Cuando ella frenaba el ritmo, él aguardaba con su boca abierta y paciencia aparente. Entonces ella volvía mientras sonreía satisfecha y orgullosa de su comportamiento.

-Y ahora sigue leyendo, puedes ponerte de pié ya.-

El quiso preguntarla, hablarla, agradecerla, pero ella desapareció con la misma rapidez y sigilo con el que había llegado.

Las puertas del vagón se abrieron. Demasiada gente en movimiento. Demasiado ruido. No pudo despedirse ni verla.

Al llegar a su casa comenzó a preguntarse si no lo habría imaginado en una suerte de micro sueño mientras intentaba leer el periódico en aquel vagón 

en una tarde cualquiera de finales de verano.

Privilegios de penumbra.

Se miró de casualidad en el espejo y comprobó que una sutil mancha de carmín aún lucia en su boca.

Respiró aliviado.

Tan aliviado como excitado.

Tan excitado como exhausto.

Tan él como nunca.

Copyright©L.S.21

“Serás quien yo quiera.

Haré de ti un ornamento de mi emoción puesta donde yo quiero,

 y como quiero, dentro de mi.

Contigo no tienes nada. 

No eres nadie, porque no eres consciente;

apenas vives...

La crueldad del dolor-gozar y sufrir,

por gozar la propia personalidad consubstanciada con el dolor.

El último refugio sincero del ansia de vivir y de la sed de gozar.”

( F. Pessoa)

Milk and honey dripped from my lips as I answered.

Carta 3, de Victor a Lara:

El efecto Pigmalión nos ronda. ¿Acaso no es hermoso cuando observas la metamorfosis en la sumisa y es absolutamente desalentador cuando el orgullo o la falta de interés se desvelan con el paso del tiempo?. No sé si te comenté en la otra carta mi decepción en los clubs de  BDSM. Ayer me identificaba con las palabras de Catherine Robbe-Grillet, la viuda de Alain, por la que sentía respeto y después de ver «La Ceremonia», sólo puede sentir admiración. El BDSM tiene mucho de ritual, ese es un atractivo, y como todo ritual es trascendente en nuestra percepción de la realidad. Pero mi experiencia es que se ha transmitido como una fiesta, un club social, asexualizado, una especie de competición entre sumisos reunidos para determinar quién resiste más el dolor. Como comprenderás es decepcionante y, peor aún, aburrido. 

Nunca he tenido una sumisa 24/7 porque las dos sumisas que tuve vivían fuera de mi ciudad. Algo que, de alguna manera, lo dilataba todo. Agendar encuentros, sesiones, días, lugares…Hubiera sido interesante saber en qué habría derivado ese 24/7 aunque tengo que reconocer que no he conocido a nadie todavía que lo haya llevado a cabo. 

Mi fracaso en el BDSM se debe a que, probablemente, de manera inconsciente, he pretendido disolver el binomio señor/sumisa. Romper las normas del juego es algo que me seduce siempre, quizá porque mi manera de pensar es intuitiva y trata de buscar siempre soluciones alternativas, marginales, más transgresoras, sin que eso signifique ni mucho menos que no sienta un profundo respeto por la tradición. Creo que ha sido así porque necesito alimentarme de algo que respire de lo nuevo. Me gusta aventurar que si viviera una relación 24/7 estaría inspirado en aquella frase de Gerard de Nerval que leí cuando era un adolescente y que ha guiado mi manera de ver el mundo de alguna manera: «otorgar a lo cotidiano la dignidad de lo desconocido».

Anteriormente te citaba a Robbe-Grillet y estoy seguro de que ella defendería con gran entusiasmo que un dominante tratara de formular nuevas reglas. Pero los tiempos actuales no hacen que sople el viento en esa dirección. Creo que el BDSM vive absorbido por etiquetas: ¿eres switch?, ¿brat?, ¿esclavo?, ¿sumisa?, ¿amo? Creo que todo eso, finalmente, hará que el BDSM sufra de una enfermedad degenerativa. Se disolverá por inanición, o peor aún, por una fibrosis pulmonar o una esclerosis que le impida respirar oxígeno o moverse con agilidad. El BDSM ha creado sus propios hastags que quedan muy bien bajo una foto en instagram, pero carecen de sentido en la vida real. El filosofo Mark Fisher, que se suicidó hace unos años, y que te recomiendo encarecidamente que leas, distinguía lo real de la realidad. La realidad es un sistema simbólico, muy importante para nuestra comunicación, lo real es el cúmulo de contradicciones ocultas tras esa realidad.

No me he enamorado de mis sumisas, porque no despertaron nunca ese sentimiento. Me hubiera consolado saber que eran realmente sumisas y no estaban siguiendo una moda, por mucho tatuaje grabado en su piel o muy alternativas que parecieran. Obviamente, mantener una correspondencia como esta con ellas habría sido imposible. Una de ellas era diseñadora. La otra vivía en Cádiz y aunque era dominante, quería ser mi sumisa. Desde un punto de vista intelectual no tenía nada que hacer con ellas. Comprendí que esta circunstancia alimentaba mi sadismo, no necesariamente desde un plano físico, que también, sino psicológico. No lo soportaron. Me consuela una amistad latente, al menos supongo, aunque no he vuelto a tener contacto con ellas. 

Nunca he tenido un sumiso, no en un sentido estricto, pero sí he generado esa dependencia emocional en algunos hombres que buscaban mi protección y se prestaban a servirme. Pero yo eso lo he investido con el lenguaje de la amistad. Lo he transformado en camaradería. Probablemente hoy, en un incipiente estado de cambio, podría haber derivado en una relación amo/sumiso con alguno de ellos, pero estaría prevaliéndome de su situación emocional. Sería cruel, pero no sería en sentido estricto justo. Como ves, no tengo ningún prejuicio con la crueldad, ni tampoco con el dolor, a un nivel corporal o a un nivel psicológico. El sadismo es inherente a mi manera de pensar.  Conocí a unas cuantas mujeres que disfrutaban con ella sin haber sido sumisas. Creo que está en nuestra «genetica cultural». De alguna manera, eso ha sustituido la vacante de sumisa en mi vida

A las dos sumisas que tuve les permití que fueran ellas quienes tomaran la batuta. Creo que es bueno hacerlo, porque me fascina jugar con la idea del otro. Forma parte de un buen aprendizaje. Que conozcan las responsabilidades, el sentido de la entrega y de la posesión. Lo hace todo más «democrático». Y porque de esa manera interiorizan mejor su papel de sumisa. Es curioso la facilidad con que lo hacen desde un plano sexual y lo difícil que es que lo hagan desde otro intelectual. Esta circunstancia viene a verificar que no todo el mundo puede ser dominante y sobre todo, como todo se ha convertido en un espectáculo. Y nadie más hedonista que yo, pero hedonista hasta la muerte.

Te deseo.

V.

«I have

what I have

and i´m happy.

I´ve lost

what I´ve lost

and i´m

still

happy»

(Rupi Kaur)

Copyright©2016-20L.S.

11º mandamiento: me saldré con la mía.

«When the erotic and tender are mixed in a woman, they form a powerful bond. A fixation.»

(Anais Nin.)

Fuimos al cine. Por fin.

Me puse casi de gala , después de tantos meses la ocasión lo requería.

Y para mi ponerse de gala es coger el último conjunto de lencería que se me antojó comprar hacía apenas días.

Encaje negro con ligueros incluidos. Sandalias de tacón y un vestido corto con mucho vuelo. Me perfumé. El último toque en mis labios de carmín y dispuesta a seguir con todos mis sentidos la película. O no.

Mi acompañante me esperaba en la puerta. Sonrió al verme llegar, imagino que me intuía más «casual». Pero yo tenía una cita importante, con el cine, claro.

La oscuridad, la pantalla grande, las butacas meciendo mi cuerpo, el olor a intriga en el aire. En la mitad de la película mi atención comenzó a esparcirse por la sala mientras aumentaba el calor. Me subí el vestido. Le dije a mi acompañante que se agachara. Me apetecía dejar mis pies en un lugar más blandito que el frío suelo de la sala.

Sonriente como siempre lo hizo, se situó «a cuatro patas» , me quitó las sandalias con suavidad y comenzó a lamer mis dedos de uñas rojas.

Uno a uno. Con tanta dedicación que sin buscarlo perdí varios minutos de la película. El calor de su lengua húmeda se apoderaba de mi piel, intenté con sutiles movimientos que lamiera los dos pies a la vez. Casi lo consigo.

Cerca de nosotros había una pareja tal vez siguiendo la película. Nos dio igual.

Mis pies se retorcían dentro de su boca, sobre su rizado cabello, en su rostro. La comodidad del vestido me permitía abrir las piernas y moverlas a mi gusto. Seguí viendo la película mientras su boca buscaba mis cosquillas tan solo consiguiendo que mi excitación creciera por momentos licuada y arrebatada.

Llevé mis manos a mis piernas sutilmente bronceadas por el sol y le indiqué con un breve movimiento que las recorriera con su lengua en sentido ascendente.

Con tan leve cadencia lo iba haciendo que cuando quise darme cuenta mis dedos estaban bajo mi lencería, casi sin ser consciente de como habían llegado hasta allí, me sorprendí a mi misma acariciándome y con los diptongos escapándoseme entre suspiros.

Llevé dos dedos a mi boca, los relamí y se los ofrecí a él que gustoso hizo lo mismo.

Ahora volví a indicarle donde quería sentir , más bien necesitar, su lengua.

Le allané un poco el camino, separando con mi pulgar el tanga hacia un lado, mientras con el dedo corazón le indicaba el punto exacto .

Las feromonas resbalando por el suelo, su cabeza entre mis piernas y yo sujetándole para que se moviera a mi ritmo. Coloqué mis pies desnudos sobre el asiento delantero y esa butaca que se iba desbaratando por momentos.

Y como dijo alguien, aquello duró un instante pero podría haber eclipsado la eternidad.

Coyright©2016-20L.S.

Quiero escribir y me sale espuma.

Que nadie lo roce
ni siquiera el viento, bueno si, el viento sí.
Él puede meterle mano, estrujarle, escupir caricias sobre su piel que es mía.
Esculpirle goces nuevos, que no dejarán de ser placeres míos también.
Pero el viento…
Será casi como mi aliento sobre su piel erizada de tanto esperar.
Como su sexo impaciente cuando se estremece ante la más sutil de las caricias accidentales. Imprudentes.
Improvisadas.
Arrasadoras.
Regarle con mi saliva.
Gota a gota.
Sería como soplarle hasta quedarme sin aliento.
Y seguir soplando con sabor a brisa de junio.
Ganas a ganas.
Mientras tanto, el aire…
Ahí fuera, esperando-nos.
Y él, desnudo frente al ventanal abierto, cumpliendo mis ordenes.
La noche al otro lado.
Me acerqué a su inmovilidad.
Le agarré sus musculadas nalgas, me perdí entre su pecho y apreté sus pezones.
Siente la brisa en tu piel-le susurré.
Cerró los ojos y respiró.
Lento. Excitado.
Dejándose hacer.
Fijé sus muñecas a la barandilla de la ventana con unas gruesas esposas.
Abrió los ojos.
Acaricié su espalda con mis dedos llenos de uñas rojas afiladas.
Se estremeció.
Mi lengua fue bailando sobre las huellas de los recién estrenados arañazos.
Inclínate hacia adelante- le dije con suavidad.
Humedecí mis dedos y el juguete que guardaba escondido bajo la lencería negra.
Lentamente los pasé por mi boca de labios rojos y expectantes.
Ahora siénteme- le dije bajito, a modo de caricia.
Apreté sus nalgas, abrí sus piernas con mi rodilla, agarré fuerte su polla y al tercer suspiro me metí en su cuerpo, que es ya, mi pertenencia.
Un dedo, dos…
Y el plug de tamaño perfecto.
Su respiración se aceleró. Casi tanto como el viento que ahora nos golpeaba en el rostro de puro vicio y excitación.
Soy tuyo- me repetía moviéndose ligeramente.
Ahora más dentro aún- le susurraba a la altura de su nuca sudorosa.
Y apreté el plug con todas las ganas comprimidas en un solo movimiento.
El viento…veloz, impaciente, sediento. Pidiéndonos más.
Le agarré fuerte su polla perdida en algún «no pares» y cuando no pudo más, paré.
Algún sonido indescriptible salió de su garganta, me dio igual.
Tiré con suavidad o no, de su pelo tan rizado como oscuro.
Volví a agitarle rápido, fuerte,
sin demora.
Él navegó entre ríos de imágenes, sensaciones y urgencias.
Yo, satisfecha
y manchada de miel y esperma.

«Le dije: sé, y fue, tal y como yo le concebí»

 

 

 

Copyright©2016-20L.S.